Etiquetas

1976 (1) 1977 (1) abuelita (1) Alberti (1) Aurora (1) Ayuntamiento de Tossa (1) Bárbara Celis (1) Barrio Gótico de Barcelona (1) Bataille (1) Bedíni (1) biblioteca (1) bloc (1) blog (1) Brecht (2) Calle Aragón (1) Calvet (1) Carbó-Berthold (1) Catalunya (1) Cena Final de Año (1) chamarilero (1) Chartres (1) Cine Publi (1) constructor de catedrales (1) Cruspinera (5) Dahomey (1) dicción (1) Egipto (1) Eixample de Barcelona (1) El fil (1) Emma Riverola (1) escuela 2000 (1) Escuela de murales de Sant Cugat (1) España (2) facebook (1) fascismo (1) Franco (1) Goya (1) Grabadores de la España del Sur (1) Guerrero-Medina (1) Heartfield (1) Hidalgo (2) hipermnesia (2) horror vacui (1) Instituto Juan de Austria (1) Joan Hosta (1) José Santamaría (1) Juan Orozco (2) Juan Suárez (1) laberínto (1) libertad (1) Liv Ullmann (1) Lleonart (1) London (1) Los Reyes Magos (1) M.O.V. memoria (4) Mª Teresa Camps (1) mamá (1) Manolo Gómez (4) Manuel Oller (1) Mari Ángeles Golvano (1) máscara (1) Mayo del 68 (1) Milicua (1) Millares (1) Monasterio de Sant Cugat. (1) Navidad (1) Nietzsche (1) Oriente (2) Ouroboros (2) Pakula (2) Pandora (1) Paris (1) paz (1) Persona (1) Persona de Bergman. (2) Picasso (1) pirámide (2) polimorfo (1) Primavera de Praga (1) Puértolas (1) realismo (1) Reina (1) retrato (1) Rosario Garcia (1) rostro (1) Rufí (1) Sala Villarroel. (1) San Cugat (1) Schweyk (2) Señora Teresa (1) Serie "Imágenes" (1) Serie "Pájaros" (1) Tábano (1) Tossa (1) Trencadis (1) Universidad Autónoma de Barcelona (2) Van Gogh (1) Víctor-León Oller (1) Visquerra (1) Zúgel. (1)

viernes, 22 de enero de 2010

En memoria del DÍA DE REYES.

.
Salvo la alegría del nacimiento, ese es el sentido agnóstico de la Navidad, quizás no haya gozo más importante que el que los niños y adultos viven el DÍA DE REYES.
.
El Belén de mi madre.
.
Esperando que lleguen los Reyes, los niños durante meses viven la esperanza de que llegue el día de la fantasía, el día en que les traerán y obtendrán todo lo que quieren, el día en que una generosidad mágica los colmará.
Durante meses, los adultos que ya conocen la realidad de la desesperanza en las arrugas de sus cuerpos, tratan de infundirse el ánimo de que todavía es posible soñar, de que la generosidad sin cortapisas tiene todavía un lugar privilegiado en sus mentes y corazones.
Y tallos tiernos y cortezas resecas viven, como partes de un mismo árbol, en una armonía de ensueño. Es el DÍA DE REYES.
En mi casa, mis padres y luego mi madre sola, siempre han hecho del Día de Reyes un día de esplendor.
Primero para todos nosotros, los hermanos, y luego para nuestros hijos y familias.
Abuelita, máma, la señora Teresa siempre ha sido el emisario más abnegado y esplendido de Sus Majestades y los pajes hemos cumplido debidamente con nuestro cometido, cuando nos tocó serlo.
Los Reyes, en 57 años, en algunas ocasiones pudieron traer más cosas que en otras, pero eso nunca importó, ellos siempre fueron muy generosos.
.
LLegaron los Reyes.
.
Tan generosos que, además, cada año junto al oro, el incienso y la mirra, nos dejaban una cariñosa carta con consejos y buenas recomendaciones.
Esas cartas que, guardadas por abuelita año tras año, les regaló en éste a todos sus nietos para que conservaran su recopilación.
Y abuelita, mamá, la señora Teresa, después de abrir todos los regalos, nos daba y nos dio de desayunar.
Tostadas y mantequilla y churros y chocolate y el roscón de Reyes y esa mermelada de naranja, de inimitable tradición inglesa, que ya hacia mi abuela, su madre y que la señora Teresa ha conservado y perpetuado todos los años.
.

La mano siempre tendida de mi madre y el desayuno del día de Reyes.
.
De pequeños, días antes de Navidad colaborábamos pelando naranjas, troceando su piel y despellejando los gajos para conseguir que fuera exquisita y refinada , para después cocerla entre azúcares, durante horas, hasta alcanzar su punto de caramelo.
Me impregna el olor de aquella cocción y me deleita la liturgia anual de su degustación.
Por suerte, el Día de Reyes y estos desayunos son de memoria inolvidable.
Por suerte, mientras haya hijos habrá la generosidad de una madre.
.
________________________________________
.
Nota de Presente.
.
El Día de Reyes de este año, hicimos una vez más nuestra reunión familiar y tuvo el espíritu y significado de siempre. Y en nombre de todos le dejé a Su Majestad esta carta.
.
.
.
Desde el corazón, en el Día de Reyes del 2010, y en carta de agradecimiento a los Reyes Magos de Oriente Melchor, Gaspar y Baltasar.
.
Mi querido Rey:
.
Permitirme que este año no me quede solo sobrecogido, una vez más, ante vuestra eterna sabiduría. Me someto a vuestra magnanimidad y enseñanzas, pero quiero tener la osadía de dirigiros unas sentidas palabras.
Desde que el ingenio de la Madre Naturaleza me propuso ser, desde ese tiempo y ese espacio tan eterno como el vuestro, estaba escrito en todos los firmamentos de la memoria, que al primer suspiro, al primer lloro, al primer grito en que pidiera luz, ibais a poner a mi lado vuestra fulgurante y protectora Estrella de Oriente.
Fuiste parte originaria de ese momento iniciático, y tu estrella indesmallable es lúcida y pertinaz guía.
Querido Rey, a lo largo del tiempo transcurrido al cobijo de tu estrella, creo haber entendido su sabia enseñanza y tu eterno destino.
Sintamos gratitud eterna por haber tenido el privilegio de ser un eslabón de vida, y generosidad infinita para que los que nos sucedan sepan repetirnos.
Querido Rey que viniste del Oriente eterno para partir hacia el Oriente eterno, siempre estás en el centro de mi laberinto.
Querido Rey, disculpadme la osadía, vuelvo al silencio, gracias por vuestros regalos, hasta el año que viene, ya se que no os he visto.
.
.

No hay comentarios:

Insignia identificativa de Facebook

Seguidores

http://mov-memoria.blogspot.com/